Sobre el autor

Dani Cabezas

Periodista, músico... y ciclista urbano. Nuestro redactor jefe se mueve como pez en el agua entre el tráfico de la ciudad, ya sea a bordo de su bici de carretera o su plegable. Compagina su trabajo en Ciclosfera con su banda, Le Traste, y su sello discográfico, Anomia. ¡Pedales y rock and roll!

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. 1

    Manuel

    Dos aspectos me quedan claros de lo dicho por el responsable de seat, es que jamas en su vida a montado una bicicleta, y que es muyy pero muy atrevido a pensar que puede sustituir a la reina de todos los medios de transporte

    Responder
  2. 2

    Alejandro

    La bicicleta ya la tengo, la más sencilla y cómoda entre urbanas que me podía permitir (y guardar), de corte de paseo clásica. Pero hasta hace nada, me planteé mucho el patinete (hasta sin motor, o como mucho alguno que hay que es asistido, vamos que no vas dándole al botón o el primer empujón y ya está, si no que digamos tienes que empujar la mitad o menos que en el normal).

    Sigo viendo que tiene su punto muy fuerte, como a su manera las bicicletas plegables. El caso es que cuando dejé reposar la idea, empecé a ver que seguramente se me quedaría corto para mis usos, y hasta para cuando lo cogiera por placer. Y desde luego por cómo los usa la gente (dejando al lado su abuso), está más que claro.

    Pero una cosa tengo muy clara. Detalles como estos, son los que me decantarían por comprar un producto u otro del estilo. O en este caso, siendo más conciso, pues si estuviera por ese modelo, pues compraría antes el modelo original de la actual Segway, que el de SEAT. Por listos, pretender entrar en otro sector en plan como mucha publicidad del coche “este corre más, te hace más importante en la sociedad, serás más machote…” siendo encima una de las opciones que en su abuso, es de las menos saludables, al contrario que la bicicleta (incluso la eléctrica asistida), los patinetes que haya que empujar más o menos, patines, caminar, etc… exactamente que el coche o la moto, si se abusa de ellos hasta para ir una o dos esquinas más allá.

    Esa publicidad, que también metida en la coctelera, resulta en el asqueroso ambiente que suele ser el tráfico medio intenso y más en días laborables o en ciertos tramos horarios y zonas en festivos es precisamente otra de las cosas que nos sobran.

    SEAT (y quiénes lo lleguen a leer), así no. Y menos, cogiendo producto de otro y poniéndole el logo encima. Así patináis. El cliente no es tan tonto, ni toda la clientela es como la de mucha en automoción con la que sí valen según qué cosas, aunque queden en mera coña publicitaria con cierta gracia (que en este caso, ni eso).

    Habéis tenido la misma gracia que la del actual anuncio del Golf. Otros que también la han pifiado de lo lindo, si es lo único que se les ocurre para promocionar el actual modelo, y mira por dónde, es la matriz del grupo. De mientras entre muchas cosas conforme la gente prueba por curiosidad, y luego valora en la práctica, cada vez más coches parados, que no se piensan renovar en años, o que se quedan parados o se venden porque la gente se pasa entre otras cosas a otras opciones de movilidad. Porque la realidad es que el coche no es tan necesario para muchísima gente. Lo terminan teniendo “porque lo tienen todo quisqui”, y hasta que prueban otras opciones y mirando de verdad lo que tardan realmente y les aporta, se ahorran, etc.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *