Sobre el autor

Ciclosfera

Los redactores de www.ciclosfera.com somos los responsables de este artículo: hemos buscado toda la información disponible para que tengas los mejores datos sobre el tema. ¡Esperamos que te guste!

Artículos relacionados

Un Comentario

  1. 1

    Alejandro

    Estamos hasta otra prohibición, la de los auriculares -así en general- tan arcaica, como absurda. Cuando la prohibición debería ir en línea en que no deben ser auriculares que aíslen del entorno.

    Es tan sencillo como que quienes tengan que tocar esas prohibiciones, antes de hacerlo prueben. No puede ser que cualquier conductor y peatón pueda comprobar fácilmente que cualquier habitáculo de un coche o camión con las ventanillas cerradas, aísla de por sí mucho más del ruido ambiente y de la calle que si vas andando con los auriculares típicos de botón y muchos de diadema por la calle.

    En infinitos casos se puede comprobar, aparte de que no vas aíslalo como al ir en un habitáculo, que llevas tus auriculares que suelen ser normalmente de tipo abierto (término referido al aislamiento -en ese caso nulo-, no a si son de botón o”tipo “cascos”) con la radio o música a volumen normal, bajo o moderado, y el mero ruido del rodar del tráfico de una avenida o calle, su ruido aerodinámico, es lo que tapa absolutamente todo ruido… incluido el que está saliendo por tus auriculares.

    Entonces ¿qué razón tiene esta prohibición? ¿Tanto aislaban los auriculares típicos en la década en la que saliera por primera vez esa prohibición? Lo dudo muchísimo.

    De hecho es más: usas auriculares de botón, hablando en la actualidad, con el diseño casi “in-ear” que popularizó Apple hace unos años, que suelen ser auriculares de tipo abierto (sin aislamiento), o muchos de diadema que no aíslan prácticamente por más que tapen la oreja, y a volumen moderado, vas por la calle, y aparte de que sigues escuchando todo el entorno muchísimo más que yendo en un coche con las ventanillas cerradas (y que abiertas que a partir de cierta velocidad, entra en escena el ruido aerodinámico), con volumen moderado y bajo, vas escuchando de fondo lo que sea igual que cuando en el coche o camión llevas la radio o música de fondo por sus altavoces…

    ¿Dónde está la distracción que genera tanto peligro? ¿Dónde está la supuesta anulación del importantísimo sentido del oído? ¿Dónde está la tan temida reducción de facultades? Diría que reduce mucho más la atención atender conduciendo una llamada telefónica aún con manos libres, que lo que es la radio o música en sí de fondo, o lo que sería con auriculares sin aislamiento en la bici como llevamos tantísimas veces y habitualmente como peatones.

    Y sonará a temeridad, pero soy muy de radio, suelo tener siempre varios pares de auriculares (muy comunes, pero me gusta variar entre tipos o según el sonido que me apetece más y da uno u otro)… y un par de días probé en la bici a ver qué razón tenía la prohibición, porque desde luego no me cuadraba, sabiendo lo que es conducir en el coche que no me falta nunca su radio conectada a volumen moderado, y también llevar casi siempre auriculares como peatón… en donde me entero de todo y evidentemente lo primero que noto es que en el coche cerradito ya de por sí vas mucho más aislado del ruido ambiente exterior.

    Y en la bici, con volumen moderado, tanto con unos auriculares de diadema típicos de toda la vida, con las esponjitas, unos Philips de 12-15 euros, tipo abiertos… llevaba la radio a volumen moderado, y escuchaba absolutamente todo. ¡Igual que cuando los llevo como peatón! Cualquier ruidito de los radios o la transmisión de la bici, piedrecita, voces de la gente cerca…

    Callejeando, ni que decir: se escucha el rodar del tráfico, cualquier claxon… exactamente igual. ¿Diferencia? Pues que llevas de fondo la radio (en mi caso) igual que como no me falta en el coche por sus altavoces… Exactamente igual.

    Otro día probé con unos tipo de botón como los comentados que tan populares se pusieron por los de Apple, que no aíslan. De hecho hasta si en casa los uso, si estoy en el salón puedo escuchar también perfectamente lo que se charla o la televisión… y lo mismo.

    No percibí que me restaran atención, ni facultades, ni aún menos que de por sí por llevarlos, mi sentido del oído fuera reducido. Lo que confirmé es lo dicho, que si por aíslamiento hablamos, ¡por favor! El habitáculo de cualquier vehículo de por sí, aísla muchísimo más del ruido ambiente exterior… y si abres las ventanillas, lo dicho, a partir de cierta velocidad, lo hace el ruido/turbulencia del aire al pasar por la ventanilla abierta.

    Con esto en la mano, me parece de lo más lógico que hasta en el sector de la moto, muchos fabricantes de cascos integrales y abiertos, tienen modelos de casco con el hueco preparado bajo los forros para meter unos pequeños altavoces. Porque en una moto con un casco que te cubra las orejas, vas también menos aíslado de oído de todo lo que rodea que yendo en cualquier coche o habitáculo, en cuanto se va a cierta velocidad por el ruido aerodinámico en el casco, ni os cuento… y aún así, ¡menos aíslado que con casco en moto, se va en bici! Porque en bici es más a ir como de peatón con tus auriculares. Insisto, a volumen moderado.

    Y para terminar, ¿queréis verlo más claro? Buscad por YouTube vídeos sobre la bicicleta en Países Bajos o por Europa. Y fijáos la inmensa cantidad de gente que va perfectamente con los auriculares tipo de botón y manos libres que no le suele faltar a tanta gente junto a su teléfono móvil.

    Y de nuevo tendremos que pensar, que no parece que vayan chocándose entre sí, ni que por ponerse los auriculares vayan en la parra, ni que se dispare su siniestralidad. Por algo será ¿no? 😉

    ¿Queréis más? Hace ya unos dos años que leí que en EEUU y algún otro país, despenalizaron el uso de auriculares EN COCHE. Sobre todo, hablando por su uso como manos libres puntualmente.
    ¿Qué pasaba hasta entonces en esos países? Pues que mucha gente los usaba, o se dejaban uno puesto para disimularlo, o usaban los típicos bluetooth manos libres que se llevan en una oreja…

    A fuerza de la lógica y lo que usaba realmente la gente y cómo “afectaba” o habría que decir que no se veía que perjudicara como se creía, adaptaron la regulación.

    Punto este que no comparto, pues ya digo, de por sí el habitáculo de un vehículo aísla infinitamente más que la inmensa mayoría de auriculares… pero lo hicieron. Y es porque va en la línea de todo lo que comento.

    En bici, que es en lo que estamos, deberíamos poder ir con auriculares, y hasta con muchos de diadema mientras no nos aíslen del entorno perfectamente. Sin miedos. PORQUE SE PUEDE. Y si a alguien particularmente, ve que sea los que se ponga, pues que le distraen o no le gusta, pues que no los use… pero eso ya es como yo evito hasta atender llamadas por manos libres hasta en el coche, y si no hay más remedio que sean muy, muy cortas. Porque sí noto que me “roba” una parte de atención atendiendo la conversación que la radio en sí no me retiene, ni tampoco siquiera el ir conversando con acompañantes.

    Pero la prohibición “porque restan audición, te aíslan, te distraen, PELIGRO”… mmmm, voy a decir que NO. Tiene muchísimo más peligro ir en la parra, que ir a lo que se debe aún con tus auriculares. 😂

    Y lo dicho, en Países Bajos y otros países no tienen ningún problema en ir con sus bicis y con auriculares. Bueno, y si nos fijamos por las calles en España, veremos que muchos usuarios de bicicleta con o sin conocimiento de la prohibición, tampoco la tienen… los llevan, van, y se ve que van pendientes de todo igual que si no lo llevaran.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *