Sobre el autor

Nacho Segurado

Primero en triciclo, antes incluso de tener uso de razón; luego en bicis cada vez más grandes, pese a ser bajito. Múltiples caídas después, se hizo historiador y periodista. Lo último le permite vivir y, además, ir a trabajar sobre dos ruedas. En Twitter es @nemosegu y su blog, 'Europa Inquieta'.

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. 1

    Al

    A mi me encanta q se utilice la bici sea con el fin que sea…tenemos qué ganar la batalla

    Responder
  2. 2

    Luis

    Ética vs. estética. ¿Y si la una ha fagocitado a la otra? Aunque tengo una respuesta, preferiría no decirla.

    En la actual conquista del espacio callejero, en la lucha ganada en muchos países por la convivencia entre los seres humanos y los usuarios del velocípedo, aquí ya hemos saltado al patinete eléctrico y sus variantes tecno-ilógicas. En fin.

    Como las dos se necesitan, una cuidada estética debe producir inevitablemente una mejora ética. Abogo por que el orden estético conlleve el ético. Los dos se necesitan. Ya no estamos para discutir si ese objeto de deseo que es una bicicleta fixie con llantas blancas que combinan a la perfección con las zapatillas “Santafixie”, pantalón fixie, camiseta fixie y persona fixie, debe ser “gustada” o no en instagram. Insta llegó para quedarse. Esta es la ética.

    Responder

Deja un Comentario a Al Cancelar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *