Sobre el autor

Rafa Vidiella

Fundador y director de Ciclosfera, es periodista, padre y ciclista urbano. Tres pasiones con un vínculo común: intentar hacer un mundo mejor para los que vienen detrás.

Artículos relacionados

5 Comentarios

  1. 1

    Itsu

    La bicicleta es un sistema más seguro, pero la bicicleta pública no. Si el factor clave de la transmisión son las manos, se cierran los servicios de bicicleta pública ya que no se puede asegurar la limpieza de puños de manillar y de manetas de freno, …

    Responder
    1. 1.1

      ciclosfera

      Hola Itsu. Te hemos contestado por correo, pero hacemos exactamente lo mismo aquí:
      – Y en el metro, en los autobuses, en los trenes, taxis, Uber, Cabify, sistemas de carsharing, de motosharing…¿ la gente no contacta con nada? ¿De verdad? Y, para colmo… ¿no viaja en muchos de estos sistemas NO SUSPENDIDOS con otras personas, que pueden ser portadores?
      – Y algo más… En China parecen saber algo del COVID19. Precisamente por eso, cuando estalló la epidemia, POTENCIARON los sistemas de bici compartida para EVITAR que se propagase tanto en otros sistemas de transporte público. ¿Sabes qué pasó en Wuhan, epicentro del virus? Que el uso de la bici compartida se triplicó. Y ahí sigue el sistema, abierto, con cada vez menor número de contagios.

      Responder
      1. 1.1.1

        Miguel

        En Wuhan se impuso el confinamiento drástico el 22 de enero. No funcionó ni el metro ni el bus, casi no había gente en las calles.
        Hasta el día 20 de febrero no se impuso un protocolo de desinfección de las bicicletas. Eso quiere decir que estuvo en servicio un mes sin ningún tipo de protección. Con un confinamiento tan drástico, la mayor parte de sus usuarios del servicio de bicicletas era personal sanitario en las estaciones cercanas a los hospitales. De los sanitarios, hubo varios miles contagiados. El personal de servicio de bicicletas tuvo bajas por el virus. Cómo y cuándo, no lo se, pero las tuvo.
        El éxito de Wuhan no estuvo en las bicicletas, sino en un aislamiento de los infectados.
        Hubo un confinamiento muy estricto, cámaras térmicas, una búsqueda constante de infectados, controlando temperatura corporal a todo el mundo, casa a casa, con cuarentenas a familias, viviendas e incluso barrios enteros. Muchos test para localizar a los contagiados asintomáticos. Estrictas cuarentenas.Seguimiento de contagiados con el móvil. Todo el mundo con mascarillas. Nada que ver con Madrid.

        Madrid, a mediados de marzo estaba llena de infectados asintomáticos por ahí contagiando a la gente
        (posiblemente más de 20.000 personas). Los sanitarios sin protecciones, no había guantes, ni mascarillas, ni desinfectantes. Demasiado arriesgado. De hecho, la mayoría de los servicios de compartición acabaron cerrando el servicio cuando se dieron cuenta de lo arriesgado que era.

        Responder
    2. 1.2

      Hector Hernandez

      Puedes traer un aspersor pequeño con una solución desinfectante recomendada (yo lo hago) y desinfecto la superficie que voy a tocar,… podría funcionar con bicis públicas, no?

      Responder
  2. 2

    Antonio

    Existen otros modos de ir en bici, como los que ofrece Vadebike, que reducen de forma eenormemente la posibilidad de contagio, que además de ser seguros y con tu propia bici, también lo son por su sistema de aparcamiento para evitar robos.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *