Sobre el autor

Dani Cabezas

Periodista, músico... y ciclista urbano. Nuestro redactor jefe se mueve como pez en el agua entre el tráfico de la ciudad, ya sea a bordo de su bici de carretera o su plegable. Compagina su trabajo en Ciclosfera con su banda, Le Traste, y su sello discográfico, Anomia. ¡Pedales y rock and roll!

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. 1

    Shawn

    Un inciso acerca del mal llamado “impuesto de circulación” que en realidad es el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica. Los ciclistas no lo pagamos porque una bicicleta no lleva motor y la tracción la proporcionamos nosotros, no porque seamos unos provilegiados. Normalmente se nos echa en cara que al no pagarlo “gastamos” la vía pública “gratis”, lo cual no es cierto ya que el mantenimiento de las vías toma los fondos de la recaudación de otros tributos.

    Responder
  2. 2

    Frank

    “A ello cabría añadir algo obvio: los normas están pensadas para vehículos de una tonelada, y no para las bicicletas. ”

    No es cierto.
    Las normas existieron antes de la aparición de vehiculos motorizados. Las normas fueron inventados cuando las bicicletas y coches de caballos (o otros animales) dominaron las calles. Ninguna parte de los conceptos principales de las normas para conducir toca del tamaño del vehículo ni el velocidad.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *