Sobre el autor

Ciclosfera

Los redactores de www.ciclosfera.com somos los responsables de este artículo: hemos buscado toda la información disponible para que tengas los mejores datos sobre el tema. ¡Esperamos que te guste!

Artículos Relativos

7 Comentarios

  1. 1

    Antonio

    Yo soy usuario diario de la bicicleta en Sevilla ,que respeto las normas de circulación, y no nos damos cuenta de que el mismo respeto que le pedimos nosotros a los turismos no se lo tenemos nosotros a los peatones. Tenemos que respetarnos todos y si una calle que es para los peatones existe encima una señal de prohibición circular las bicis de 10 a 22 horas , pues nos bajamos de la bici y nos convertimos en peatones.
    Que no nos queremos bajar, pues tomamos una calle alternativa como haría otro vehículo/usuario de la vía .

    Responder
  2. 2

    Paco

    Como Antonio, yo también soy ciclista de a diario, y desde hace varios años, en Sevilla, y en cada salida que convenzo más y más de que esta ciudad disfruta de unas infraestructuras para la bicicleta que son la envidia de muchas otras, pero que los que usan la bicicleta no están a la altura, y lo de circular por el acerado -y/o zonas peatonales- es sólo una más de las incorrecciones que justifican esta nueva y necesaria penalización, que se ha hecho esperar, y cuya ausencia ha “malcriado” a muchos que van sobre 2 ruedas. Por ejemplo:

    1) cada día veo ciclistas saltándose semáforos en rojo porque simplemente “no vienen coches muy cerca”, como el de la calle Madre Isabel de la Trinidad o el de la calle Maestro Quiroga -en la zona de San Julián- que son esquinas con giro a la derecha de coches con peligro para el ciclista que se confíe demasiado;

    2) he visto a gente que no se baja de la bicicleta ni en las muy céntricas y peatonales calle Puente y Pellón o calle Alcaicería, que son estrechas y muy populosas por estar lenas de comercios;

    3) los turistas tienen que salir con cuidado por la puerta Este de los Jardines de Murillo, junto al Alcázar, porque raro es el ciclista que reduce velocidad o se para aunque haya dos pasos de cebra bien pintados en el carril bici;

    4) la calle Asunción, en el barrio de los Remedios, se peatonalizó hace unos años y se dispuso un carril bici en toda su longitud, con unas restricciones horarias detalladas en varias señales verticales a lo largo de sus 500 y pico metros, (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/08/andalucia_sevilla/1336494619.html) : prohibido lunes a viernes de 16 a 21 h., y fines de semana y festivos de 10 a 21 h., porque aquello es un hervidero de familias paseando con carritos-bebé, niños jugando, el chaval que hace pompas de jabón enormes, ancianos en sillas de ruedas, etc) pero son señales a las que casi nadie presta atención y se ven bicicletas zigzagueando entre el gentío a esas horas;

    5) la avenida de la Palmera, entre la Glorieta de Méjico y la Glorieta Plus Ultra, dispone de dos carriles bici, uno a cada lado de la avenida y cada uno con un sentido único, de modo que en el lado oeste se circula hacia el sur y en el lado este se circula hacia el norte… en teoría, porque si vas hacia el sur para llegar al campus universitario de Reina Mercedes en un minuto te puedes encontrar perfectamente con 4 ó 5 ciclistas en dirección contraria por un carril de 1 metro de anchura y, o te echas al borde de carril o puedes colisionar, y si les dices algo, lo más fino que te pueden responder es “vete a la m——-, gili——–“. Y muchos de ellos son universitarios que vuelven de clase pero no les apetece cruzar al lado correcto.

    6) Y por fin la Avenida de la Constitución, en todo el cogollo, junto a la catedral, donde precisamente está tomada la fotografía que ilustra este artículo: fíjense en la esquina inferior derecha de la foto ¿ven esa linea de chapas metálicas circulares que hay pegadas en el suelo? pues junto con otra hilera que queda fuera de la foto componen el recorrido para bicicletas por el que circulan muy correctamente esas dos ciclistas… lo que no se ve en la foto es a todos los demás ciclistas que habitualmente circulan por donde les da la gana, porque en esta avenida -salvo el tranvía- todos, peatones y ciclistas invaden el espacio del otro, es lo más parecido una de esas imágenes de la Gran Vía Madrileña del 1900. (Yo prefiero recorrerla a pie empujando la bici; lo de los turistas haciendo fotos, andando y posando delante de la catedral pero en medio del carril bici lo entiendo, porque están distraídos, flipando, y no están al tanto de dónde pisan, y hasta me gusta que disfruten tanto de mi ciudad, pero que me quiten involuntariamente mi trocito de espacio NO me da derecho a circular en bici por el espacio de los peatones… pero ya me daría con un canto en los dientes si ojalá estuviera así de despejado el ese “acerado bici” -o como quieran llamarlo- el 50% de las veces).

    La Ordenanza de Circulación de Sevilla de 2014 es muy clara y específica acerca de cómo y por dónde deben circular las bicicletas:

    http://www.sevilla.org/ayuntamiento/competencias-areas/area-de-seguridad-movilidad-y-fiestas-mayores/dgm/documentos-pdf-normativa-movilidad/ordenanza-de-circulacion-de-sevilla/view

    Se puede consultar, se puede descargar… pero si la mayoría no es capaz de ver -o tan siquiera mirar- una señal de tráfico a la entrada de la calle O’Donell, una flecha en el suelo del carril-bici que te dice que vas a contramano, una callecita de 2-3 metros de anchura con más gente que en la guerra o un paso de cebra con guiris cruzando, cómo van a interesarse por querer saber algo les exija un mayor respeto hacia las normas y hacia los demás. Siempre se echa mano del “sentido común” como primera norma para manejarse con la bicicleta, y creo que es al revés: el sentido común debe aparecer cuando a los semáforos les da el telele y se apagan tienes que mirar cinco veces antes de cruzar, cuando el vandalismo hace desaparecer las señales de tráfico, cuando es la tarde de antes de día de Reyes y en la calle Tetuán no cabe un alfiler pero aun así hay gente que dice “NO sin mi bicicleta!”.

    Se han venido tolerando a demasiada gente demasiadas cosas que han dado mala fama a todos los ciclistas, y ya tocaba despertar. IGUALDAD DE DERECHOS = IGUALDAD DE OBLIGACIONES.

    Responder
  3. 3

    Javier

    No vivo en Sevilla, pero en mi ciudad también hay carril bici. Mi casa está en medio de una zona peatonal, de modo que todos los días circulo con mi bici primero por la zona peatonal que circunda mi domicilio, después por la calzada y, finalmente, por el carril bici que llega hasta mi trabajo. Durante el trayecto por la calzada TODOS LOS DÍAS soy rebasado por varios vehículos y… TODOS LOS DÍAS varios de ellos pasan a 40, 50 o 60 cms., puesto que las calles por las que circulo son de un solo sentido y no especialmente anchas.
    Cualquier día la Policía Local de mi ciudad se animará a multar a quienes circulan con la bici por las aceras… y a mí no me parecerá mal… pero me gustaría saber también cuantas multas ponen a quienes rebasan a ciclistas que circulan por la calzada sin respetar la distancia de seguridad (que supongo que serán CIENTOS ¿no?, porque si a mí en un trayecto corto TODOS LOS DÍAS me pasa varias veces…); cuántas a quienes no circulan a 30 o a 50 kms/h… etc.
    Reciprocidad ¿no?

    Responder
    1. 3.1

      Frames

      Javier, sin quitar su responsabilidad a los motorizados por rebasarte de forma incorrecta: lo que tienes que hacer es circular por el centro del carril.

      Así ya verás como no te rebasa ni uno. Si te “pegas” a la derecha, lo que estás haciendo es invitándoles a que te adelanten.

      Responder
      1. 3.1.1

        Paco

        Lo que dice Frames acerca de circular por el centro del carril es, desgraciadamente, verdad: el primer impulso de un ciclista educado y cortés es pegarse a la derecha del carril derecho para no ocupar más espacio del necesario y no ralentizar la circulación; pero por propia experiencia, eso suele ser arriesgado, incluso en calles con 2 carriles en el mismo sentido, donde tengo comprobado que algunos automovilistas (por suerte una minoría), según no sé qué mecanismo mental, apuran al máximo para rebasarte pero sin salirse de ese carril derecho, casi sin pisar la línea, y claro, el susto y el riesgo están ahí, de forma que colocándome en el centro, sí o sí van a tener que cambiar POR COMPLETO de carril; no me gusta, pero mi seguridad es prioritaria, y después de todo, la modificación (2014) de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial dice:

        “(…) El apartado 4 del artículo 34 queda redactado en los siguientes términos:
        «4. Todo conductor de vehículo automóvil que se proponga realizar un adelantamiento a un ciclo o ciclomotor, o conjunto de ellos deberá realizarlo ocupando parte o la totalidad del carril contiguo o contrario, en su caso, de la calzada y guardando una anchura de seguridad de al menos 1,5 metros. Queda expresamente prohibido adelantar poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas que circulen en sentido contrario, incluso si esos ciclistas circulan por el arcén.»”

        Y en un mismo carril cualquier conductor sabe que, por simple suma, no caben un ciclista, un automóvil y 1,5 m. entre ellos, otra cosa es que a esa minoría peligrosa les importe. Es la batalla diaria del 1,5 m.

        Responder
        1. 3.1.1.1

          Javier

          Ya. Si soy consciente de que NO soy un obstáculo para el tráfico sino que SOY tráfico… Y cuando circulo por calles estrechas lo hago por el centro del carril (se me dispara el instinto de supervivencia), pero… cuando la calle es suficientemente ancha el cuerpo me pide ir por la derecha para que quienes circulan más rápido que yo (o sea, todos los motorizados) puedan rebasarme fácilmente. Y ahí empieza el mambo. Toooodos los días. Pero todos, todos. Sin excepción.

          Y todo esto lo digo porque parece que distintas Policías locales han empezado una especie de ránking a ver cual multa más a los ciclistas… Que si los de Sevilla, que si los de San Sebastián… Y no me parece mal sancionar a quien lo hace mal (de vez en cuando juro en hebreo por como circulan algunos ciclistas por los paseos y zonas peatonales de mi ciudad), pero me gustaría ver un poco de reciprocidad. Yo estaría encantado de que un Municipal me acompañara en cualquiera de mis desplazamientos diarios y aplicara el Reglamento… por saber qué se siente, más que nada.

          Es obvio que circular por la calzada con una bici es, a priori, más rápido y más cómodo que hacerlo por la acera… luego, ¿por qué no se hace? Puede ser, quizá, a lo mejor, ¿que uno siente que se está jugando el pellejo (literalmente) y que tanto va el cántaro a la fuente…?

  4. 4

    Antonio

    En la calle Asunción está prohibida a ciertas horas la circulación de bicicletas, y los peatones no respetan eso. Cualquier día provocaran un atropello, mortal, de un niño o anciano. Y también se va a ver cualquier día un linchamiento de un ciclista por esa circunstancia. O la Autoridad pone pie en pared o pasará algo.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *