Sobre el autor

Artículos Relativos

10 Comentarios

  1. 1

    Cristian

    Yo voy al trabajo en bici cada día, no veo por qué el hecho de que llueva debiera cambiar mis hábitos, no estoy echo de azúcar. Me pongo un chubasquero, un pequeño guardabarros trasero portátil a la bici, la mochila que llevo es también impermeable, pongo un poco más de cuidado en los giros y con las superficies que puedan ser deslizantes y ya está, a disfrutar. Al acabar el recorrido, como llevo ropa de repuesto me cambio en la oficina y me pongo ropa seca, y ya está, como si no me hubiera caído ninguna gota encima.

    Responder
    1. 1.1

      eva

      Desde que en 2006 “pintaron el carril bici” en las calles céntricas de Barcelona, siempre voy al trabajo en bici. Cuando llueve hago lo mismo que un peatón. Una lluvia razonable la capeo y ya está, la diferencia es que no con un paraguas sino con un simple chubasquero. Y cuando parece que el cielo se abre y el agua cae a cubetadas, hago como los peatones: me detengo y busco refugio bajo una marquesina. ¿La diferencia? Que si voy en bici tardo la mitad de tiempo, y por lo tanto ¡me mojo mucho menos que si hubiese caminado!

      Responder
    2. 1.2

      Manuel

      “No estas hecho de azúcar” lo dicen mucho en Holanda! Venga; todos en bici!

      Responder
      1. 1.2.1

        Carlos

        En Austria también se dice: “wir sind nicht aus Zucker”! Por eso, siempre en bici! Saludos a todos desde Viena.

        Responder
  2. 2

    Dora

    Seria genial poder viajar en bici todo el tiempo, en algunas lugares como en Erie, Pensilvanya el Clima no ayuda en nada sumado a que no se cuenta con carriles para bici. .. 🙁

    Responder
  3. 3

    Juan Carlos

    Adoro volver a ser un crio cada vez que llueve y chapotear cada charco con la bici, aunque Guatemala no tiene una gran extensión de carril bici. Con un impermeable le paso de maravilla

    Responder
  4. 4

    EDISON

    No hay nada mas fascinante que sentir en tu cuerpo como cae el agua lluvia cuando vas en bici al trabajo o en tu entrenamiento, es solamente madrugar un poco mas, llegar a lavar tus uniformes y accesorios, ducharte, una buena limonada caliente y a trabajar.Hazlo…es una experiencia inolvidable.

    Responder
  5. 5

    Irene

    A mí me preocupa más resbalar y caerme que otra cosa. Mojarse es lo de menos, pero es cierto que en las curvas y en ciertas superficies te puedes caer… Muy motivador el artículo de todas formas jajaja

    Responder
  6. 6

    Manolo

    Soy de Sevilla, uso la bici, a diario, para ir al trabajo desde antes que se pusiera de moda y hubieran carriles bici – desde hace 30 años- es una satisfacción dejar el coche aparcado y disfrutar del pedaleo, con calor, frío o lluvia. Luego llego al trabajo, ducha calentita y ropa seca. Sevilla es una buena ciudad para la bici, es llana. Pero claro, cualquier excusa es buena para no cogerla. Se hace ejercicio, no se contamina y se ahorra gasolina… ¿algo más quieréis?

    Responder
  7. 7

    marcos

    Una de las cosas que hace que en los países del norte se use más la bici ,es que es un transporte alternativo mucho más eficaz con mal tiempo que la moto.Es mucho más peligrosa la moto ,tiene mucha más aceleración y mas peso y alcanza más velocidad,por lo que con lluvia y viento es mucho más difícil de controlar que la bici,pero lo más importante es que en la moto hace mucho más frío ,porque estás quieto mientras avanzas.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *