Sobre el autor

Belen Calahorro

Mi pasión por la bicicleta me ha llevado a hacer de ella mi profesión: presido la Asociación Aula en Bici, formo parte del secretariado de ConBici y soy activista de Valencia en Bici.

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. 1

    oscar

    En el tema de las luces, hacer un inciso. La ley también prohíbe que se lleven las luces delanteras/traseras en modo intermitente; con la misma sanción, 80€.
    Hay países como Alemania en donde esta prohibido vender luces que tengan función intermitente.

    Responder
  2. 2

    Carlos

    En cuanto al tema de las luces y el timbre, resulta curioso que, siendo obligarorios (no creo que nadie pueda asegurar que jamás va a usar la bicicleta entre la puesta y la salida del sol, con lluvia, niebla o otras circustancias de baja visibilidad), se permita la venta de bicicletas “no aptas para la circulación”. A ningún fabricante se le ocurriría poner a la venta un automóvil sin faros, claxon o sin retrovisores.
    De la obligatoriedad del casco, es la tontería peor justificada de la historia. “La mayoría de los ciclistas lesionados en la cabeza no llevaba casco” algo lógico cuando la mayoría no llevaba casco. Exactamente la misma afirmación se podría hacer en casos de lesiones en la cabeza sufridas por conductores de automóviles…
    En cuanto a la circulación en dirección prohibida, o por las aceras… Según qué casos, muchas veces es consecuencia de una pésima planificación urbana donde, con el fin de desincentivar el uso del automóvil, se apuesta por forzar rodeos absolutamente desproporcionados para quien apuesta por la movilidad ciclista; donde se instalan pasos de peatones elevados peligrosos para los ciclistas con acanaladuras en los lados externos, en pendientes ascententes pronunciadas; donde los carriles bici, que deberían ser una infraestructura reservada a casos especiales y no la solución a todo, se instalan sobre las aceras o al mismo nivel que estas, son frecuentemente invadidos por peatones, y suelen terminar y comenzar abrubtamente sin dejar claro hacia dónde debe continuar el camino ciclista.
    Se debe ser coherente sobre hacia dónde vamos. En el mundo ciclista, en todos sus ámbitos, hay mucho cafre que se cree que la carretera es suya, que las señalizaciones no van con él (o ella), que el poder circular en paralelo le da derecho a ir estorbando, que exigen el metro y medio de separación pero luego se cuelan entre cualquier espacio entre coches. Esto es algo que los ciclistas tenemos que trabajar.
    Sobre las sanciones, estoy de acuerdo siempre que tengan coherencia con el contexto. Una sanción por circular, responsablemente por una acera ancha cuando la opción es un rodeo de tres kilómetros en una calzada atiborrada de tráfico, no me parece coherente, por ejemplo.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *