Ciclosfera #3

Otra vez, divisiones de opiniones: muchos se abalanzaron a por nuestra tercera revista, por sus contenidos y, por qué no, también por su portada. En cambio, a otros les pareció sexista mostrar a una chica con un espléndido (y ciclista) trasero. Si supieran lo difícil que es, a veces, conseguir la imagen perfecta…

¡Nos vamos de viaje! Un experto y reconocido bloguero de Brooklyn nos escribe el texto sobre Nueva York, una ciudad que adoramos. Un fotógrafo de Brasilia nos envía la imagen sin apenas conocernos. Y, pese a todo… ¡Tuvimos que escuchar más de una crítica diciéndonos que esa portada era innecesaria!

Quizá lo era. Quizá también lo era el esfuerzo que supuso encontrar a alguien que escribiera un texto tan bueno como el que publicamos; conseguir que una estrella como Hugo Silva, en plena promoción, nos concediera un buen (y nocturno) para hablar de bicicletas y dejarse fotografiar en una de ellas. En resumen… ¿Innecesario? ¡En absoluto!

Por distintas circunstancias, Ciclosfera#3 fue complicada de hacer, pero logramos salir una vez más a tiempo (siempre lo hemos conseguido), con cada vez más apoyos. Hubo alguna incorporación importante, nuevas secciones, alguna colaboración especial, y una certeza: lo estábamos consiguiendo. Daba igual hablar de la ciudad más famosa del mundo o de nuestro pueblo: cualquier lugar, para los ojos de un ciclista sin prejuicios, es apasionante y, al mismo tiempo, pedaleable, y cada vez más personas lo compartían con nosotros.