La revista Ciclosfera

Somos la primera y única revista de ciclismo urbano de España. Somos la referencia de un estilo de vida con cada vez más adeptos. Somos un medio en constante movimiento, presente en ferias y eventos, capaz de promocionar productos, aunar esfuerzos y difundir ideas.Somos toda una comunidad con seguidores en todo el mundo. Somos la revista Ciclosfera, y estamos seguros de una cosa: más bicis, mejores ciudades. Aquí tienes, completos y gratuitos, todos los números.

Portada de CIclosfera 18, número de otoño de 2016.

Somos una revista de ciclismo urbano… que va mucho más allá. La bici no tiene límites, y nosotros tampoco: esta vez entrevistamos a varios ciclistas eternos, personas que dejaron atrás una vida llena de comodidades para recorrer el mundo pedaleando. Y no sólo eso: también entrevistamos a escultores, pintores y autores de novela gráfica, contamos cómo distintas ciudades intentar recuperar espacios para los ciudadanos, difundimos un maravilloso proyecto en Berlín y hasta os presentamos a una joven heroína ciclista de un cuento infantil. Siempre lo decimos, pero es que es cierto… ¡este es nuestro mejor número!

ciclosfera17_baja

Esta vez no tenemos dudas: nos hemos superado. El número de verano de 2016 es espectacular: con el Red Hook Criterium de portada, la gran carrera de piñón fijo a la que asistimos en Nueva York, reunimos 84 páginas repletas de contenidos que no deberías perderte. El apasionante desafío de las Ovarian Psycos, el delicioso ciclista de papel, la fascinante creación de lámparas hechas con piezas recicladas de viejas bicis… Un número variado y sorprendente, único, capaz de mostrarte una vez más que la cultura ciclista va mucho más allá de pedalear.

portada ciclosfera16_mini

Un viaje por el mundo del ciclismo tenía que detenerse en Londres: la capital británica es todo un ejemplo de cómo las bicicletas conquistan, poco a poco, las calles. Pero hay mucho más en este número: descubrimos varios cómics protagonizados por ciclistas, admiramos la belleza de las bicicletas clásicas y el amor que sienten muchos por ellas, entrevistamos a Petit Pop, un grupo de música infantil más que recomendable también para adultos o viajamos a través de las ondas para conocer a varias emisoras de radio centradas en el ciclismo urbano.

page01

El pedal no tiene edad: lo demuestra la preciosa fotografía de la portada de nuestro número de invierno de 2015, cargado de información valiosa. Un regalo de artículos que van desde los ciclistas más veteranos a ciudades como La Paz o Vigo, y a través de los que conocemos las excentricidades ciclistas de Donald Trump o los fantásticos propósitos de Cinecicleta. Además, nuevas secciones como El Retrovisor o Héroes 2.0 y nuestros clásicos Timbrazos, Bazar o Tres de los Nuestros.

portada CICLOSFERA_N14_baja

A veces las imágenes más bellas esconden una historia difícil. Es el caso de Laura Harris, la protagonista del Ilustra2 de nuestro número de otoño, una artista con esclerosis múltiple capaz de crear obras de arte como la que protagoniza la portada. Pero hay mucho más en uno de nuestros mejores números: visitamos León y Cardiff, recordamos las declaraciones políticas más contrarias a los ciclistas, viajamos a África o Copenhague para el MundoBici o el Maravillas Ciclistas y nos acercamos al delicioso mundo de las Food Bikes. ¡Buen provecho!

portada cilcosfera 13_baja

Río de Janeiro: una ciudad fascinante hasta la que viajamos para que sepas más sobre cómo está allí el ciclismo urbano. También visitamos Málaga, retrocedemos hasta principios del S.XX para ver qué tienen en común el modernismo y las bicicletas o, como siempre, te ofrecemos todo tipo de contenidos en nuestro apasionante MundoBici. Y, cómo no, a las secciones habituales (Timbrazos o Bazar) sumamos una nueva, Clic-cistas, donde os enseñamos la obra de un sofisticado fotógrafo en Toronto. ¿Algo más? ¡De todo, y aquí lo tienes todo, completo y gratis!

ciclosfera12

Perros y bicicletas: los mejores amigos del hombre. En nuestro número de primavera analizamos cómo combinar ambos. Además, nos desplazamos hasta Santiago de Chile y San Sebastián, conocemos al monje budista Kosuke Masuda, que nos enseña sus increíbles manillares decorados a mano, y nos adentramos en el mundo del cine y su estrecha e histórica relación con las bicicletas. Pero hay mucho más… haz clic y descúbrelo. ¡Viva la primavera!

ciclosfera11

Te invitamos a pedalear por la lejana Ciudad del Cabo, donde la bicicleta está jugando un papel esencial en la transformación de la sociedad sudafricana. Nos quedamos un poco más cerca, en A Coruña, en nuestra Biciudad española. Nos sumergimos en el alucinante mundo de las justas ciclistas, una subcultura salvaje que tiene su epicentro en EE UU. Y en el Sin Prisa, el reportaje principal, echamos la vista atrás hasta llegar a la niñez. Un tiempo en el que la bicicleta simbolizaba algo más que un vehículo: el primer gran soplo de libertad.

ciclosfera10

Viajar a Tokio… o quedarse en Bilbao. Adentrarse en los secretos del mundo de la fotografía profesional de bicicletas. Entender el papel que están jugando las llamadas bicimáquinas en el desarrollo de poblaciones rurales de los países en vías de desarrollo.

Y mucho más, como por ejemplo conocer de primera mano a tres personas que luchan, con diferentes armas, por crear un mundo lleno de bicicletas. Disfrutar del trabajo de un ilustrador diferente y muy ciclista. O, simplemente, enterarte de todo lo que se cuece en el universo del ciclismo urbano. Todo eso y mucho más cabe en nuestro número de otoño.

ciclosfera9

Nos metemos de lleno en el mundo de las cruiser, las bicis playeras por excelencia. Viajamos a dos ciudades donde el mercurio alcanza estos días valores de vértigo: México DF y Murcia. Dos urbes de tamaño muy diferente, aunque con una imperiosa necesidad común: la de tener más bicis en sus calles.

Invitamos al lector a hacer un viaje en el tiempo hasta los oscuros -aunque también ciclistas- días de la I Guerra Mundial, hace ahora 100 años. Y como siempre, te traemos la actualidad más rabiosa, los productos más deslumbrantes, lo más destacado de la cultura, las mejores entrevistas y un sinfín de contenidos que, creemos, te van a sorprender.

ciclosfera8

Un coloso hecho con cadenas de bicicleta. Una portada contundente y llamativa. Un colaborador entrevistando a un escultor coreano especializado en esculpir gigantes metálicos. Una periodista inquieta hablando con los dueños de cafeterías ciclistas en China, Canadá, EE UU, Alemania, Inglaterra, Barcelona y Madrid.

Una mirada nostálgica a los años 50, un momento muy especial de los EE UU representado por una bicicleta imposible y ahora idolatrada: la Radio Bike. Un tema candente: la relación entre la bici y la moda, con sus ventajas e inconvenientes analizados en un ensayo modélico.

Y por supuesto, ciudades. Dos ejemplos distintos y adorables: la alegre y españolísima Sevilla y la modélica y educada Basilea. Un Uno de los nuestros de excepción, Odón Elorza, alcalde de San Sebastián durante 20 años y ciclista convencido.

Un ejemplar contundente y primaveral. Una revista, de verdad, de lo más recomendable. ¡Compruébalo tú mismo!

ciclosfera7

Artista, ciclista y activista, Christina Rosenvinge nos recibe en su casa. Viajamos a dos ciudades tan distintas como Gijón y Lima para comprobar que el auge de la bicicleta es universal. Combatimos los robos de bicicletas. Y conseguimos un número más completo y variado que nunca gracias a una sección de Momentos mucho más ambiciosa.

Es frustrante que la gente no monte en bicicleta por miedo porque lo considere incómodo o lento. Pero lo inadmisible es que algunos no puedan moverse en nuestro medio de transporte favorito por el temor a los robos. Si robar bicicletas es una costumbre y un negocio, si no nos respetamos entre nosotros, ¿cómo podemos aspirar a cambiar las cosas?

Por eso, el Sin prisa de este séptimo número tenía un objetivo: acabar con los robos. Consejos para  reducir los riesgos, para intentar hacer ver a los ladrones de la impotencia que provocan por muy poco beneficio. Y hablamos con Leo Voland, que demostró que se puede recuperar una bicicleta con imaginación y ahinco y convertirse, a la vez, en un fenómeno viral.

ciclosfera6

¿Que en Madrid no se puede ir en bici? ¡Falso! No es el mejor lugar del mundo para rodar, pero también por eso queda un enorme margen de mejora. Cuestión de ganas. Así titulamos nuestro paseo por la capital madrileña.

Estrenábamos sección, el Ilustrados, donde mostrábamos el talento de varios ilustradores asiáticos que combinan su talento con el amor a las dos ruedas. Y, durante el Velocity’2013 de Viena nos sentábamos a hablar con Mikael Colville-Andersen, el creador de Copenhaguize y una de las voces más escuchadas del ciclismo urbano. Una entrevista imprescindible.

Otoño es un buen momento para que los más pequeños de la casa se animen, y sean animados, a usar también la bici. Por eso nuestro Sin prisa da pautas para que los chavales vayan al colegio pedaleando. Los otros grandes protagonistas eran los bicimensajeros.

Por segundo año acudíamos a Expobike y Festibike, y las buenas sensaciones se confirmaban: cada página de Ciclosfera#6 valía la pena. La revista gustaba. Nos íbamos asentando. Éramos, indudablemente, la gran referencia del ciclismo urbano en España. ¡Y ahí seguimos!

ciclosfera5

Si lo tienes en las estanterías de tu casa, felicidades. Y si te falta en la colección y te cruzas con él, no dudes en hacer todo lo posible para que sea tuyo: Ciclosfera#5, el de la portada roja y la diana ciclista, es nuestra “rareza”. Imprimimos los mismos ejemplares que siempre… Pero volaron. Y no nos queda ninguno… ¿Nos lo regalas?

Una diana, pero también una rueda de bicicleta. Así representaba María Gil el concepto del Ladran, luego cabalgamos sobre el que gira el Sin prisa de este número. Una denuncia de cómo algunos oportunistas se oponen al auge ciclista, pero también una constatación de ese auge y la convicción de que cada vez seremos más.

Pero Ciclosfera#5 es un número especial no sólo por no quedar ejemplares en movimiento o su irresistible portada (que, por cierto, fue más que discutida en el seno de la revista), sino también por sus contenidos. Berlín es una ciudad indefinible e imposible de retratar, pero era maravillosamente retratada en el Biciudad. Y hablando de maravillosos retratos… ¡Cómo olvidar la entrevista a Bimba Bosé, fotografiada por nuestro imprescindible Rubén Vega!

ciclosfera4

Un juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, hablando de justicia, política y bicicletas. La historia de un deporte en alza, el Bike Polo. Dos ciudades muy distintas pero locas por la bici: Barcelona y Bogotá. ¿Quién da más?

Nosotros. Porque además de todo eso, nuestro cuarto número incluía una reflexión sobre qué es y qué significa ser ciclista urbano a cargo de un colaborador de lujo, Pablo León. Empezábamos nuestro segundo año, 2013, con un número tan primaveral como variado y completo, en el que la moda, el activismo y la información componían una revista cada vez más madura.

La calidad fotográfica subía un escalón, las bicicletas y los ciclistas se sucedían a toda velocidad y la revista se devoraba. Probamos a darle un toque más fresco con varias páginas de estilismo, más ensoñador con una ciudad como la capital colombiana y más local y realista con el paseo barcelonés, y logramos que Pedraz, que jamás había concedido una entrevista (y se lo habían pedido los más importantes medios de España), se sentara a hablar con nosotros.

ciclosfera3

Otra vez, división de opiniones: muchos se abalanzaron a por nuestra tercera revista, por sus contenidos y, por qué no, también por su portada. En cambio, a otros les pareció sexista mostrar a una chica con un espléndido (y ciclista) trasero. Si supieran lo difícil que es, a veces, conseguir la imagen perfecta…

¡Nos vamos de viaje! Un reconocido bloguero de Brooklyn  escribe el texto sobre Nueva York. Un fotógrafo de Brasilia envía la foto sin apenas conocernos. Y, pese a todo… Tuvimos que escuchar más de una crítica diciéndonos que esa portada era innecesaria.

Quizá lo era. Quizá también lo era el esfuerzo que supuso encontrar a alguien que escribiera un texto tan bueno como el que publicamos; conseguir que una estrella como Hugo Silva, en plena promoción, nos concediera un buen (y nocturno) rato para hablar de bicicletas y dejarse fotografiar en una de ellas. ¿Innecesario? ¡En absoluto!

Ciclosfera#3 fue complicada de hacer, pero logramos salir una vez más a tiempo (siempre lo hemos conseguido y  con cada vez más apoyo. Hubo alguna incorporación importante, nuevas secciones, alguna colaboración especial y una certeza: lo estábamos consiguiendo.

ciclosfera2

Sólo llevábamos un número, pero la revista había tenido tan buena acogida que fuimos invitados a las dos ferias ciclistas de Madrid: Festibike y Expobike. Una oportunidad inmejorable para presentar el proyecto y conocer la opinión de los expertos sobre la revista.

¿Qué tipo de contenidos tendrían cabida en este segundo número? El ciclismo urbano también es activismo, se cumplían por esas fechas veinte años de la primera masa crítica y… ¡No había duda! ¡La masa crítica tenía que ser la protagonista!

La decisión trajo algo de polémica. A algunos no les gustaba demasiado eso de colapsar la ciudad para reclamar nuestro derecho a rodar. A otros tampoco les convencía poner como portada una ilustración, por muy combativa, hermosa y llamativa que fuese. ¿Qué hacemos? ¿Buscar un tema más amable para tratar de contentar a todos? ¿Arriesgarnos, al no querer arriesgar, a convertirnos en mera fachada? Nos decidimos: Ciclosfera no sólo tenía que ser bonita sino también informativa e independiente. Y ambas cosas no eran incompatibles: nuestro segundo número tenía una portada extraordinaria, lugares tan exóticos como Beijing e invitados de postín como Macaco.

CICLOSFERA1

Éramos tan jóvenes… ¡Unos recién nacidos! Tras mucho trabajo y nervios, presentar el proyecto por media España y conseguir el apoyo de periodistas y fotógrafos, empresas del sector y hasta una estrella de cine, el 14 de mayo de 2012 salía de imprenta el primer número de Ciclosfera.

Ver por primera vez la revista fue como ver la cara de nuestra primera hija… ¡Y era guapísima! Elena Anaya en la portada, Vitoria y Buenos Aires en el interior, un montón de secciones y, sobre todo, la sensación de que tanto esfuerzo valía la pena.

Hoy contemplamos este primer ejemplar con muchísimo cariño, pero también vemos fallos. Cosas que no nos gustan por la inexperiencia, las prisas y, sobre todo, el querer contentar a todo el mundo. Pero también recordamos la pasión, el esfuerzo y la ilusión depositados en cada una de unas páginas que, por otra parte, nos siguen pareciendo más que dignas.

En resumen: el tiempo nos ha hecho quererla más, pero también conocerla mejor.Vimos que había mucho que cambiar y mejorar y… ¡En eso estamos!