Sobre el autor

Dani Cabezas

Periodista, músico... y ciclista urbano. Nuestro redactor jefe se mueve como pez en el agua entre el tráfico de la ciudad, ya sea a bordo de su bici de carretera o su plegable. Compagina su trabajo en Ciclosfera con su banda, Le Traste, y su sello discográfico, Anomia. ¡Pedales y rock and roll!

Artículos Relativos

2 Comentarios

  1. 1

    errepunto

    Y eso sin contar con que fomenta el turismo de varias maneras: alquiler de bicicletas para turistas, posibilidad de hacer rutas en bici, menos coches y más espacio peatonal hacen más “paseable” la ciudad, etc. En general, creo que además damos buena imagen a una ciudad.

    Responder
  2. 2

    José Luis V.

    Sí, sí, todo eso será verdad, pero habéis “olvidado” mencionar que los ciclistas urbanos con sus ruedecitas y su buenrrollismo, están arruinando a la industria farmacológica… Siempre están de buen humor y no hay manera de que se depriman o se enfaden. Así no hay manera oiga, de que consuman medicamentos y, claro, los pobres señores de la Bayerestán que trinan.

    Ya véis. No todo va a ser bueno de ir en bici…

    Responder
  3. 3

    Javier

    En mi ciudad, gracias a los ciclistas, los coches paran en los pasos de peatones.

    Ojo… no estoy diciendo que los automovilistas cedan el paso a los ciclistas (¡¡noooooooo!!) Digo que, numerosos energúmenos que, antes, cuando veían en la acera a un peatón que iba a cruzar la calzada por un paso de peatones aceleraban como locos para evitar cederles el paso… ahora, para poder gritar a los ciclistas que circulan por la acera y cruzan por el paso de peatones sin desmontar (¡desaprensivos!)… han tomado conciencia de que los pasos de peatones existen… de modo que, al menos 1 o 2 veces de cada 100 que se encuentran con un paso de peatones se piensan si tienen que dejar pasar a quien esté cerca de él… ¿que es un ciclista? nooooo; ¿que es un peatón? quizás, quizás, quizás; ¿qué es un ciclista con la bici de la mano? entonces sí… sin dudarlo, para luego poder contarlo, ufanos.

    Por supuesto, nada de lo anterior acontece si quien conduce es un repartidor o un taxista (bueno, si el taxista lleva pasajero sí para en los pasos de peatones… porque en lo que para y vuelve a iniciar la marcha gana 20 o 30 céntimos… y oye, la pela es la pela; si va vacío, ya no… entonces la pintura con que se indica la existencia de los pasos de peatones se convierte en transparente, misterios de la física).

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *