Sobre el autor

Dani Cabezas

Periodista, músico... y ciclista urbano. Nuestro redactor jefe se mueve como pez en el agua entre el tráfico de la ciudad, ya sea a bordo de su bici de carretera o su plegable. Compagina su trabajo en Ciclosfera con su banda, Le Traste, y su sello discográfico, Anomia. ¡Pedales y rock and roll!

Artículos relacionados

8 Comentarios

  1. 1

    Paco Díaz

    SÍ a la matrícula, SÍ al carné, Sí al seguro, y casco voluntario para adultos.
    ¿Dónde hay que firmar? Mis razones:

    1º. MATRÍCULA: una placa de matrícula es muy útil para identificar al propietario y/o responsable de un vehículo en caso de infracción y/o accidente, ya sea éste la victima que queda inconsciente -o peor-, el causante, el que se da a la fuga, etc., y hoy en día que casi todos podemos hacer una foto o un vídeo desde el teléfono (o cualquier otro dispositivo) , quizás más de uno/a se lo piense antes de cometer una infracción de tráfico si sabe que puede ser identificado/a con facilidad (llevando el vídeo a la policía). Por estas razones, si es útil para vehículos a motor e incluso para carruajes también lo será para bicicletas, por ejemplo para identificar a los gamberros del vídeo del metro de Barcelona (aunque claro, siempre pueden quitar las placas y ponerlas después, como haría cualquier que vaya a hacer una gamberrada con un coche o una moto, pero tendrían una tarea extra).
    Yo personalmente me muevo por mi ciudad en bicicleta con un par de cámaras deportivas (una siempre en el manillar y otra en el eje trasero cuando voy por calzada/carretera) “por lo que pueda pasar”, pero por ejemplo: si un coche no respeta el 1,5 m. de separación y me derriba, a ése puedo identificarlo, denunciarlo y probar lo ocurrido, pero si un ciclista hace una mala maniobra y me hace caer y lastimarme ¿cómo lo denuncio si ni siquiera sé quién es y dice que se larga del lugar? Mis bicicletas están registradas en el Registro Municipal, pero su utilidad es más que nada para identificación en caso de robo y no de identificación por terceros, porque sólo te proporcionan una pequeña pegatina del tamaño de las que daban en los bollicaos, y además el acto de registro es voluntario.
    Aquí pongo un enlace sobre la historia de la matriculación de bicicletas. Si se lo curran bien, incluso podría ser un buen detalle estético y cívico en nuestras bicis.
    https://www.ciclografias.com/2015/06/04/breve-repaso-sobre-las-matriculaciones-de-bicis-en-espa%C3%B1a/

    2º. CARNÉ: obtener una licencia, previo examen teórico/práctico, asegura un nivel mínimo de conocimientos y habilidad para saber conducir un vehículo y moverse en la calzada según las normas. Si cometes una infracción y eres identificado (gracias a la matrícula) no puedes alegar “desconocimiento”. Conocer tus derechos -y obligaciones- legales como ciclista, cómo maniobrar, el significado de la señalización vial, nociones básicas sobre el mantenimiento de una bicicleta, etc, son cosas que hay que saber SÍ o SÍ y demostrarlo.
    Veo diariamente gente en bici con auriculares -de esos grandes de media esfera-, de noche por calzada sin luces, bicicletas en malísimas condiciones, con pastillas de freno que parece que la última vez que se cambiaron fue cuando murió Chanquete… y cuando 1 ciclista entre 100 señaliza con la mano que en un cruce va a girar a izquierda o derecha, me dan ganas de darle un beso y felicitarlo. Muchas de estas carencias son simplemente fruto de que nadie les ha enseñado, nadie les ha obligado a aprender, y ni ellos se preocupan por buscar información. Con todo lo que se puede aprender en internet:
    http://www.dgt.es/PEVI/eduvial/guias-didacticas-recursos/Guia-del-ciclista-marcadores.pdf

    3º. SEGURO Y CASCO: (sobre este punto me copi/pego un comentario que ya hice a raíz de un post del 22 de Diciembre de 2015)
    Para mí lo del Seguro es por un lado un simple tema de DERECHOS y DEBERES y por otro lado un tema de autoprotección. Si quiero ser uno más en la calzada con los mismos derechos que motocicletas, automóviles, autobuses y camiones tengo que atenerme también a unos deberes; si alguna vez yo como ciclista fuera el causante de un accidente o de un daño hacia esos otros conductores (nadie está libre de esa fatalidad aunque las probabilidades no sean altas) tengo la obligación de tener un seguro de daños a terceros o de responsabilidad civil igual que ellos deben -deberían- tenerlo si el perjudicado fuera yo. Que los peatones no se hagan un seguro para circular por la ciudad no les exime de pagar daños si alguna vez son los causantes de un accidente, y en ese caso lo pagarán de su bolsillo. Actualmente pago un seguro de ciclista que me cuesta 1 euro a la semana, y lo doy por bien pagado si considero el riesgo de tener que pagar de mi bolsillo facturas mayores por cualquier error que cometa.
    Al igual que muchos ciclistas ya he tenido varios batacazos, de los que afortunadamente he salido bien parado. Una caída tonta en ciudad, con vuelta de campana, me costó un codo roto y 21 días de escayola desde el hombro hasta los dedos; tras salir de Urgencias me pasé por el lugar de la caída y me dí cuenta de que, si en vez de caer sobre tierra hubiera caído contra aquella línea de adoquines, o contra aquel bolardo de metal, aquello podría haber acabado mucho peor, y ese accidente me hizo comprender 2 cosas: la primera que hacerme un seguro de accidentes era una buena idea porque si me volvía a pasar, esta vez tendría una indemnización si necesitaba hospitalización o mayores cuidados médicos o perjuicios laborales; la segunda es llevar casco, y vale que un casco es al principio incómodo, y en verano da mucho calor, y que te hace muy cabezón, y que puede que no te salve de una embestida de un automóvil, pero la fuerza de la gravedad siempre nos acompaña y el suelo es el destino final de muchos accidentes (cráneo+asfalto: daño serio). Los motociclistas tienen por obligación llevar casco y los automovilistas la de de ponerse el cinturón (ellos ya van dentro de una carrocería rígida envolvente que en teoría protege sus cuerpos, aunque cuando has visto un accidente de automóvil y ves que esas carrocerías se arrugan como papel de aluminio no parecen que protejan tanto), y en las obras de construcción llevan casco, y en el puerto, y en las canteras, así que no veo por qué los ciclistas vamos a ser más invulnerables rodeados de vehículos en movimiento. Pero allá cada uno: es vuestra cabeza, no la mía.
    Y prácticamente cada día salgo en bicicleta y paso junto a un polígono industrial y comparto la carretera con camiones de tropecientas ruedas, y voy por casco antiguo y me rodean taxis, y voy por carriles bicis y me rodean ¡¡ancianos!! (es broma)… y que lleve casco y tenga seguro no es un signo de que le tenga MIEDO a circular en bicicleta, sino que le tengo RESPETO, respeto hacia los demás usuarios de la vía y respeto hacia mi propia integridad física (y hacia mi bolsillo, no lo olvidemos). Hay un refrán que dice “Nadie escarmienta en cabeza ajena”, es decir, nadie aprende de la desgracia de los demás para evitar la suya propia; y creo que es por eso mucha gente no adopta cualquier medida de seguridad (física y/o económica) por una excesiva sensación de “eso no me va a pasar nunca a mí”… hasta que te pasa, y entonces ser el 0,1% de una estadística no es un ningún consuelo. Pagar dinero por un “por si acaso…” no mola, no es tangible, es tirar dinero a un pozo… hasta que eres tú el que cae en ese pozo, claro.

    Pd: Por cierto, si existe el “lobby automovilístico”, ¿existe también el “lobby ciclista”?

    Responder
    1. 1.1

      Ac

      Jajajajaja argumentos tan estúpidos.pero oiga siga escribiendo tochos q al menos entretiene. Un seguro no lo vería mal.

      Responder
    2. 1.2

      pinger

      Lo tienes en esta web por ejemplo. Derechos sí, obligaciones también. He sido ciclista durante muchos años, he sido conductor durante algunos menos, y ahora soy solo dominguero (de coche digo) y estoy cansado de ver gente circulando por la acera como si fueran los únicos con derecho a pasar por allí. Mi niña por ejemplo aún conserva una marca que llevará para siempre porque un niñato con muchas prisas le abrió la cabeza en su bicing prestado cuando tenía 3 años, obviamente luego se largo igual de rápido que había aparecido.
      No hace falta regularlo todo, lo que hace falta son carriles bici decentes y seguros, y castigar duramente a quien no respeta a los demás, tanto peatones como ciclistas como conductores.

      Responder
    3. 1.3

      Frames

      Supongo que te darás cuenta de lo irracional de tu propuesta para la bici cuando te percates de que por exactamente las mismas razones cada punto se puede aplicar a los peatones …

      Responder
      1. 1.3.1

        Paco Diaz

        No, no se aplican a los peatones porque éstos -en teoría- no circulan por las calzadas, ni por las carreteras (salvo arcenes y situaciones similares) ni por carriles-bici porque NO SON VEHÍCULOS y las bicicletas SÍ (yo entiendo que la bicicleta es un vehículo y no un juguete o un complemento fashion). Y aún así, aunque los peatones no circulan por ellas de forma habitual, pueden CRUZAR las calzadas, carreteras y carriles-bici (de forma correcta o incorrecta), y ahí es donde se producen mayoritariamente los atropellos, cuya responsabilidad civil, a efectos de indemnización económica, favorecen al atropellado también mayoritariamente… pero también puede ocurrir que el peatón pueda ser encontrado parcialmente culpable de su propio atropello, pudiendo verse obligado a pagar una indemnización al conductor que lo atropelló o a otros implicados por los daños y desperfectos causados; y si no tiene algún seguro que cubra esa indemnización, pues tendrá que hacerlo de su propio bolsillo.. si puede.
        El argumento “los ciclistas no deben tener seguro de responsabilidad civil porque los peatones tampoco están obligados a ello” no se sostiene porque se basa en la FALSA CREENCIA de que A) un ciclista está más cerca de ser un peatón que una persona que maneja un vehículo, y B) los peatones, por ser más “débiles” tienen siempre la razón y están exentos de responsabilidad. Luego, ocurren los accidentes y la realidad -y las sentencias- te sacan a golpes esas falsas creencias.
        Puede consultarlo Ud. mismo en los siguientes enlaces, de los cuales copio algunos extractos:
        https://www.reclamador.es/blog/derechos-atropello-peatones/
        “(…) Si la culpa es única y exclusivamente del peatón -por ser éste el causante del accidente cuando irrumpe sorpresivamente en la calzada, no dando suficiente oportunidad al conductor del vehículo para reaccionar- no tenemos derecho a recibir ningún tipo de indemnización por parte del conductor. En este caso sería el propio conductor el que podría reclamarnos una indemnización por los daños sufridos.”

        http://www.horcajada-abogados.com/noticias/943/peatones-y-accidentes-de-trafico-responsabilidad-civil.html
        “(…) se ha perfilado en la Ley de Circulación de Vehículos a Motor, Tráfico y Seguridad Vial, que “la culpa exclusiva de la víctima” exime de la obligación de indemnización al conductor, y por tanto, a su compañía de seguros. Así, cada vez que se produce un accidente de tráfico en los que aparecen implicados un vehículo a motor y un peatón, o un ciclista, la Ley establece de manera automática que el conductor, o su compañía de seguros, habrán de indemnizar los daños que se le ocasionen, salvo que la culpa sea exclusivamente de dicho peatón o ciclista.
        Esto, que parece muy justo, puede traer consecuencias muy negativas en muchas ocasiones para los peatones.
        Por ejemplo, si un niño de tres años sale disparado hacia la calzada de entre dos coches aparcados y en ese momento circula correctamente un vehículo cuyo conductor no puede evitar el atropello, al ser un caso claro de culpa exclusiva de la víctima, el niño no tendrá derecho a indemnización alguna. Y no sólo eso, además el niño, o sus padres, deberán indemnizar al conductor por los daños que se le hayan podido causar a la persona o bienes del conductor o a terceros, a causa del accidente.

        https://aa-abogados.com/accidentes-de-trafico-los-atropellos-de-peatones-quien-tiene-la-culpa/
        Si ha sido víctima de un atropello tendrás derecho a una indemnización siempre que la culpa del siniestro no sea absolutamente tuya.
        Sin embargo, existen muchos casos en los que se puede acreditar que hay una concurrencia de culpas, lo cual significa que se repartirá porcentualmente la responsabilidad entre el conductor del vehículo que atropelló y la víctima.

        Y si la bicicleta es un vehículo circulando entre vehículos que llevan matrícula, lo justo y recíproco es que también lleve matrícula para los mismos propósitos de identificación.
        No es comparable ni de lejos la cantidad de conocimientos que hay que tener para compartir el espacio público de circulación como peatón que para hacerlo como ciclista; básicamente, el documento de la DGT para peatones (http://www.dgt.es/PEVI/documentos/catalogo_recursos/didacticos/did_adultas/peatones.pdfse ) se resume en la señalización de los puntos en la calzada/carretera/carril-bici por donde puede cruzar (pasos de peatones), y cuando cruzar (semáforos), o prohibición de circular (en autovías y autopistas). Por el contrario, un ciclista que circule por calzada debe conocer una cantidad de señales (ceda el paso, stops, semáforos de giro, etc) y formas de maniobrar (rotondas, giros a la izquierda, adelantamiento por vehículos largos, señalización manual, etc) equiparables casi a las de un vehículo a motor porque precisamente se mueve junto a ellos aunque no a su misma velocidad (vale, las señales de “límite de velocidad 50 km/h” en adelante nos pueden resultar ajenas a la mayoría de los ciclistas no-pro).

        Si escribo tales tochos es porque me gusta fundamentarlo con razones y fuentes.
        Los comentarios breves normalmente podrían resumirse en:
        A) “Quiero tener derechos para mí pero sin reciprocidad hacia los demás”
        B) “Quiero todo gratis, pero tú ve pagando el seguro por si hay problemas”
        C) “El maldito lobby automovilístico…”

        Responder
    4. 1.4

      Javier

      Espero que no escribieras esto mientras conduces. Es una mala costumbre. Por otro lado, si lo has hecho como se debe, sin conducir, te animo a que lo sigas haciendo, que no pares, te prefiero escribiendo, que conduciendo. Por cierto, sólo fui capaz de leer las 3 primeras líneas, pero no desesperes y sigue, sigue, que te servirá como ejercicio mental.

      Responder
      1. 1.4.1

        Paco Diaz

        No te preocupes: los exámenes de conducción suelen ser tipo test, y no tendrías que leer mucho ni que escribir tampoco, sólo marcar la opción, a, b ó c. ¡Hasta tú podrías! Pero es lo que pasa cuando solo se es capaz de leer las 3 primeras líneas de cualquier texto: que no te enteras de nada. Y es lo que pasa cuando tampoco se es capaz de escribir más de 4 renglones y pico: que no argumentas nada. De lo contrario podrías haberte ahorrado esa tontería de “escribir mientras se conduce”, porque, ¡mira!, gracias a tener suficiente capacidad de concentración como para leer más de 3 líneas yo sí tengo el carné B1 desde hace 20 años (¿aún se llama así), aunque hace 12 años que no conduzco ni tengo coche (lo mandé a desguace) sino que soy ciclista urbano. En lo del casco repito que debería ser voluntario: no hay que malgastar dinero si no se hay una mollera útil que proteger.

        Responder
  2. 2

    Al

    Ni matrícula, ni seguro, ni casco.
    Fijémonos en Copenhague, Londres, Amsterdam…
    Es acojonánte el lobby de los coches….se subvencionan sus compras con mis impuestos, contaminan….

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *