Sobre el autor

Dani Cabezas

Periodista, músico... y ciclista urbano. Nuestro redactor jefe se mueve como pez en el agua entre el tráfico de la ciudad, ya sea a bordo de su bici de carretera o su plegable. Compagina su trabajo en Ciclosfera con su banda, Le Traste, y su sello discográfico, Anomia. ¡Pedales y rock and roll!

Artículos Relativos

11 Comentarios

  1. 1

    roberto

    Me salto los semaforos (evidentemente despues de comprobar que no molesto a nadie )por:
    1 inercia
    2 y mas importante : SEGURIDAD, La posibilidad de ser arroyado por varios coches que se creen estar en la parrilla de salida de un GP de F1 es muy alta

    Responder
  2. 2

    Paco

    Me parece una buena idea que menciones cómo las acciones de uno se reflejan en el colectivo ciclista aunque el título es algo hostil. Por otra parte, parece que no te has informado bien sobre los derechos de ciclistas en la CDMX pues tenemos permitido pasarnos los semáforos y altos ¡CON PRECAUCIÓN!. Te dejo el link donde puedes leer la cartilla de derechos y obligaciones del ciclista urbano: http://bicitekas.org/nueva-cartilla-de-derechos-y-obligaciones-de-los-ciclistas-urbanos/. Considero imperativo que te informes bien antes de hacer publicaciones de esa índole. Saludos.

    Responder
    1. 2.1

      Gaby Hernández

      Ciclosfera es un blog de España, cada país y ciudad tiene diferentes infraestructura y leyes hacia el uso de la bicicleta, lo que estámal es que traten de generalizar las circunstancias en que todos rodamos

      Responder
    2. 2.2

      Francisco

      Pues aquí, en Sevilla, saltarse un semaforo, supone 200€. Creo que está bien informado. Saltarse un semáforo, para mi, es una falta de respeto hacia los demás conductores. Si, hacia esos a los que le pedimos el 1,5 m. de distancia cuando nos adelantan.

      Responder
  3. 3

    Iba Pasando

    Si los audífonos se ponen con volumen bajo se puede escuchar el tráfico y estar alertas

    Responder
    1. 3.1

      Gabriel

      Bajo esa lógica no hay problemas en conducir con los ojos semi cerrados porque “aún se puede ver algo”
      Es simple, al circular con niveles óptimos de percepción reduces las posibilidades de riesgo.

      Responder
  4. 4

    Walter

    Los puntos son positivos, pero estoy en discordancia con 2

    2. Hostigar en el carril bici.
    Sostengo que la distracción en la calle puede ser fatal. Entonces, en detrimento de la opinión que se forme un peatón distraído de un ciclista ruidoso, prefiero ser el que lo “asuste” durante su mala maniobra, a que sea el frío metal de un vehículo, el que le advierta su posición adelantada. Entiéndase que si los ciclistas esquivamos al infractor, será igual o más negligente a cada minuto llegando incluso a aprender duras lecciones ante los autos. El ser humano es hijo del rigor, básicamente.

    6. Según las normas de Seguridad e Higiene, la protección auditiva ante la operación de maquinaria es crucial para conservar la salud.
    El tráfico es un montón de máquinas en decibeles insalubres. Evitar las estridencias y ruidos que el tráfico cotidiano nos regala, considero, es una misión a favor de la propia salud.
    Ahora bien, las señales que debemos respetar son TODAS VISUALES, siendo únicamente las necesarias, aquellas lindantes a barreras de tren (en caso de que la barrera no funcione).
    No existen auriculares vincha para música (supra-aurales) que anulen el ruido externo si no, más adecuadamente, atenúan los ruidos y estridencias.
    Comprobé que su uso (sin que su implemento impida el uso de casco) minimiza el estrés, la sumatoria de ruido (bocinas, motores, frenadas) y no quita atención a lo que sucede en la cinta asfáltica.
    Al margen de la música que uno elija (si voy escuchando Pantera, tengo menos chances que si escucho Bach, por ejemplo) y si están prendidos o apagados, sostengo con conocimiento de causa, que el uso no es nocivo, siempre y cuando uno conozca las reglas de tránsito y con ello sepa moverse en la ciudad sin depender de sonidos para estar atento. Sonidos que, repito, no son una partitura atendible para definirnos entre la vida o la muerte.
    Reitero, desconozco dentro del estridente panorama auditivo, a que tipo de sonidos hay que estar atento, por ser todo una confusión en niveles altos.
    Desconozco que tipo de personas están capacitadas para discernir las fuentes sonoras en tránsito y que de esa percepción puedan, en menos de un segundo, prevenir maniobras de riesgo.
    Apoyo el uso consciente de auriculares (apagados o no) para evitar daños producidos por el tránsito por todo lo vertido en estas líneas.
    Gracias por el espacio.

    Responder
  5. 5

    Sansón

    En mi barrio un fulano cantaba “la puerta de Alcalá” en moto y no pensábamos que estaba feliz, así que imagina en bici…
    Pero bueno, salvando las distancias de la educación, el civismo y la seguridad vial, creo que te has pasado un pelín.

    Responder
  6. 6

    Geraldine Guarneros

    Podrían agregar circular en sentido contrario, y aunque digan que se les permite pasarse los altos, pero con precaución, nunca lo hacen, por lo menos no he visto ciclista alguno de los que se han pasado los altos actuar con precaución, o dar vuelta sin avisar ni fijarse, más de una vez hemos tenido que dar el volantazo porque después si atropellas a uno, aunque sea un imprudente, el automovilosta es el culpable

    Responder
  7. 7

    Conecta Bike

    Cuánta verdad tiene este artículo!
    Muy bueno y divertido. Y sí, he de reconocer que yo también he sido “el imbécil de la bici”. Nos parecen muy interesantes vuestros artículos, esperamos que sigáis publicando.
    Un saludo

    Responder
  8. 8

    Dánae

    2 de 6 😀 yo también hice algunas de esas cosas. Pero debo admitirlo, uso un auricular (para la música) y el otro oído lo dejo libre. También es peligroso?

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *