Sobre el autor

Dani Cabezas

Periodista, músico... y ciclista urbano. Nuestro redactor jefe se mueve como pez en el agua entre el tráfico de la ciudad, ya sea a bordo de su bici de carretera o su plegable. Compagina su trabajo en Ciclosfera con su banda, Le Traste, y su sello discográfico, Anomia. ¡Pedales y rock and roll!

Artículos Relativos

8 Comentarios

  1. 1

    Anonymous

    Siempre lo dire en ciudad la bicicleta deberia ser la reina, sin embargo para largos trajectos o vieajes el coche puede estar bien.

    Responder
    1. 1.1

      Cristian

      En la ciudad el rey debería ser el transporte público, junto al peatón. La bici una herramienta complementaria preferente que debería ocupar el tercer lugar tras esos dos. El vehículo privado tendría que estar prácticamente erradicado de la ciudad excepto en casos muy concretos y ser usado principalmente como transporte interurbano.

      Responder
      1. 1.1.1

        Dani Cabezas

        Tienes razón casi en todo, Cristian. Pero un apunte: la jerarquía urbana dicta que el rey debe ser el peatón, sí, pero seguido de la bicicleta. En tercer lugar el transporte público y, por último, el vehículo privado. Creo que Anonymous no pone en duda ese primer lugar del peatón en la jerarquía, sino que se refiere únicamente a los vehículos. Y entre éstos, la bici debe ser la reina indiscutible.

        ¡Saludos y gracias por vuestros comentarios!

        Responder
  2. 2

    Carlos O.

    ¡Muy bueno!

    Las frases que más rabia me dan en los anuncios de coches son:
    1. “Venido para revolucionar el mercado (o su segmento)”. Qué curioso, cada año hay una revolución y sin embargo mirando atrás apenas hay cambios.
    2. “Con deportividad añadida”. ¿A un deportivo que le añadimos? Pues deportividad. ¿Y si es un familiar? Pues deportividad, para cuando vas sólo estrujarle un poquito al pedal y sentir que tienes control sobre algo en tu vida.

    salu2!

    Responder
  3. 3

    Lolo

    Lo mas divertido o patético de esos anuncios es que siempre muestran los autos siendo conducidos por rutas paradisíacas. Rutas casi desiertas rodeadas de montañas o a la vera del mar. Después la realidad no tiene nada de eso, se trata de horas y horas atascado en un tránsito infernal y con los nervios destrozados, perdiendo tiempo que podría ser dedicado a otra cosa. Eso sin contar el dinero que el chiste acaba costando por mes, como marca el autor de la nota.

    Responder
  4. 4

    marcos

    El transporte público para que sea una opción eficiente necesita de la bicicleta.Sólo mirar el aparcamiento de cualquier estación de tren de centro o norte de Europa,te dirá porque allí el transporte público es realmente mayoritario.Porque pueden llegar a la estación en un momento desde cualquier lugar de la ciudad,gracias a la bicicleta.Sin ella el transporte público nuca podrá llegar tan lejos

    Responder
  5. 5

    marcos

    La principal falacia que hace que la industria del automóvil y sus subenciones estén bien vistas ,es que crea muchos puestos de trabajo,esto se podría aplicar a cualquier industria en la que se invirtiese la misma cantidad de dinero,con la diferencia de que otras podrían crear más empleo al no estar tan mecanizadas y necesitar más mano de obra ,como la de la bicicleta ,por ejemplo.

    Responder
  6. 6

    David G.

    Todos los anuncios están enfocados a la experiencia en la conducción. Quizás sea uno de los patrones actuales. Antes solía ser más habitual realzar las características del propio vehículo, pero ahora vamos a las sensaciones.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *