Sobre el autor

Ricardo Marqués

Responsable del Servicio Integral de la Bicicleta de la Universidad de Sevilla (SIBUS) y presidente de la asamblea ciclista A Contramano, es toda una referencia a la hora de hablar de ciclismo urbano y movilidad sostenible en España. No os perdáis su web, www.movilidad-activa.blogspot.com.es/

Artículos relacionados

2 Comentarios

  1. 1

    JAVIER

    Excelente aportación con la investigación realizada.

    Soy asiduo de la bicicleta en Londres, para ocio y por trabajo y el artículo se asimila bastante a la realidad.
    Cabe destacar que muchas empresas van adaptando sus instalaciones y motivando a los trabajadores para que acudan al trabajo en este medio. Además, la ciudad dispone en sus calles de lugares adecuados para estacionar la bicicleta con anclajes antirrobo (candados, cadenas).

    En el servicio de metro se puede meter la bicicleta en algunas líneas y muchos trenes tienen incluso vagones adaptados para subir la bicicleta.

    Existen muchas plataformas que defienden el uso de la bici y programan actividades.

    Responder
  2. 2

    Aida

    Llevo viviendo en Londres 2 años y desde entonces he usado y uso siempre la bicicleta para todo – desde ir al trabajo, al médico, a la compra, o incluso a tomar algo con los amigos – me parece la forma más práctica, respetuosa con el medio ambiente y saludable. Es cierto que, aunque para ser una ciudad con una población muy densa y con mucho nivel de tráfico, es relativamente fácil moverse por casi cualquier sitio en bici, además que la afluencia de cada vez más ciclistas provoca un sentimiento de mayor seguridad para el ciclista y una presión hacia los vehículos, que además se conciencian más de la presencia de bicis en las calles.

    No obstante, todavía quedan “pequeñas” cosas por hacer, como la accesibilidad de ciertos barrios al centro, ya que no todos están igual de bien conectados con el centro, y la implantación de más carriles bici en calles principales, ya que como bien apunta el autor del artículo, el hecho de desviar las rutas en bici hacia calles tranquilas no hace sino complicar y alargar el desplazamiento en bici, sobre todo si no se conoce la zona, además que hace esa ruta más peligrosa, ya que los coches que están aparcados en la calle no esperan que pase una bici por allí y suelen salir de su aparcamiento distraídos, o pasan por esas calles a gran velocidad, ya que no esperan que haya nada en ese tipo de calles que les dificulte su paso.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *