Sobre el autor

Pablo León

Licenciado en Ciencias Ambientales, vivió en Perú y distintas ciudades de Alemania antes de regresar a Madrid en 2008. Escribe en 'El País' el blog 'I love bicis', dedicado al ciclismo urbano. Además, publica artículos en el mismo medio sobre viajes, tendencias, cómics o cultura urbana. Búscale en Twitter como @Pablo_Lion.

Artículos relacionados

3 Comentarios

  1. 1

    Cece

    Y la mayoría son bicicletas urbanas. Nada de Mountain Bikes, Fixies o bicis de carrera. Porque esa es la única manera de extender el ciclismo a las masas: dándoles bicicletas CÓMODAS, útiles, y económicas. Algo práctico, y no un símbolo de moda o poder económico, como muchas veces se predica en esta página.

    Responder
  2. 2

    Javier

    Urbanas, con cambios internos frenos contra-pedal, cestas, transportines, candados de bloqueo de ruedas (sólo les falta el “Key-less”), guardabarros, luces incorporadas, salva-faldas, cubrecadenas. No les falta de nada a las bicis Alemanas para ser cómodas, seguras y elegantes. Cubasqueros cubre-todo con bisera y “ventanillas” transparentes para visión lateral, y paro ya que me extiendo.

    Responder
  3. 3

    Arturo Rodriguez

    Y sigo pensando, que nos falta en Latinoamérica para adoptar ese sistema?, primero que nada que las autoridades “ayuden” con la infraestructura para lograrlo pero sobre todo que nosotros como habitantes de la jungla de asfalto nos hagamos a la idea de que el automóvil no es algo sin lo cual no podamos vivir, me duele en el alma ver como mi hermosa ciudad se ha transformado en la mas contaminada de México. Y seguimos sin hacer nada, seguimos acabando con los espacios verdes, seguimos comprando automóviles y seguimos exigiendo al gobierno que “haga algo” cuando los que debemos empezar a hacerlo somos nosotros mismos.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *