Sobre el autor

Dani Cabezas

Periodista, músico... y ciclista urbano. Nuestro redactor jefe se mueve como pez en el agua entre el tráfico de la ciudad, ya sea a bordo de su bici de carretera o su plegable. Compagina su trabajo en Ciclosfera con su banda, Le Traste, y su sello discográfico, Anomia. ¡Pedales y rock and roll!

Artículos Relativos

4 Comentarios

  1. 1

    Jorge Piccoli

    En Buenos Aires tenemos ya varios kilometros de bicisendas que forman una red por las calles mas importantes de la ciudad, conectando plazas, shopping malls, parques, monumentos, teatros, bares y la costanera. Soy usuario practicamente desde el inicio de este proyecto y fui testigo del incremento tanto del uso de la bicicleta como medio de transporte como la cantidad de kilometros de recorrido de las bicisendas. Es notable ver como en medio del caos vehicular, los ciclistas circulan libre y alegremente por las bicisendas, y los conductores nos miran con cara de animales enjaulados. Sin lugar a dudas es una solución a los problemas de embotellamiento, y una importante opción para estar mas saludable y cuidar el bolsillo. Un abrazo desde Buenos Aires.

    Responder
    1. 1.1

      Fredy

      Excelente en Bnos Aires y saludos desde Guadalajara Jalisco, Mexico., aca tambien esta teniendo mucho auje este sistema y rodamos varios grupos diferentes por la ciudad en las noches

      Responder
  2. 2

    Juan López

    En Bogota-Colombia ya tenemos un sistema así, pero, es pésimo, se llama ciclo-ruta y se extiende por toda la ciudad pero la mayoría de estas vías va por las aceras peatonales, aparte de estar invadida por los peatones, los vendedores ambulantes nos enfrentamos también a la inseguridad por los continuos atracos y los accesos a este sistema están en un estado deplorable. Me encanta este articulo y esta pagina, Gracias a aquellos que la manejan.

    Responder
  3. 3

    Javier

    Hace ya más de un año que se me ocurrió la idea de la “bici-pista de peaje”, la idea, como vienen la mayoría fue por necesidad, recorrer casi cinco Km. diarios contra el Cierzo y otros 4 contra-pendiente. ¿Porqué de peaje? Porque la opción libre, debe ser siempre a nivel de suelo, carril-bici y con cualquier inclemencia, y tamién a que no vería una infraestructura elevada con altos costes de obra en relación con un carril-bici. He decir que en nada se parece mi Bici-Pista de Peaje a las megalómanos y traicioneros propósitos de Norman Foster, NO, mi idea no es que los coches vayan por abajo, por la calle y “apartar a las molestas bicicletas de éstas” por eso es “de peaje”. Y por fin explico en qué consisten y para qué son. A mis Bici-Pistas, se accede a través de una Escalera o Rampa mecánica a una torre con una Tarjeta de transporte urbano, validando un viaje (por ejemplo), un vez arriba, todo sería una ligera cuesta abajo durante varios Km. con salidas en lugares clave, por su puesto estaría situada en las afueras de las ciudades ya que servirían principalmente acceder a polígonos industriales de hasta 10 Km de distancia, se aprobecharían los puntos altos de la ciudad como salidas de la bici-pista, se podrían enlazar una con otras para abarcar más distancias o superar ciertos obstáculos. Por supuesto, nada de ponerlas en el Interior de las Ciudades salvo excepciones muy concretas, y nunca con la excusa de dejar las calles para vehículos a motor, el objetivo de posibles bici-pistas radiales desde Zonas del Centro de las Ciudades ha de ser únicamente facilitar las salidas de la Ciudad hacia los Polígonos Industriales. Me baso en una Idea de Ciudad como Zaragoza, donde el Centro de esta por encontrarse más cerca del río es más alto que el resto de ciudad y alrededores, Barrios como Valdespartera o Parque Goya podrían tener su bici-pista desde la Ciudad más consolidada.
    Después de este sueño, me desperté y me compré una Bicicleta Eléctrica. Pienso muchas veces que mi “Bici-Pista de peaje” para recorrer hasta 20 Km sin sudar, es una locura ¿o tal vez no?, a precio de un viaje de Transporte Público, incluso ligeramente superior o tal vez inferior, los usuarios tendrían libertad de frecuencia y a la vuelta del trabajo se ahorrarían el peaje bien por ser ya pendiente natural podrían volver por vías normales o bien porque ya sí apetece sudar y hacer algo de ejercicio. Hasta pondría una sombra para las horas de más sol de verano orientada hacia la bici-pista.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *